1674314713 Fallecido en Granada Fallece Maximino el mas longevo del pueblo
1674314713 Fallecido en Granada Fallece Maximino el mas longevo del pueblo

Fallecido en Granada: Fallece Maximino, el más longevo del pueblo alpujarreño de Alfornón

Posted on

En el artículo de hoy, compartimos el artículo sobre Fallecido en Granada: Fallece Maximino, el más longevo del pueblo alpujarreño de Alfornón. Puede encontrar detalles sobre Fallecido en Granada: Fallece Maximino, el más longevo del pueblo alpujarreño de Alfornón en nuestro artículo.

Ha dejado este mundo con casi 91 años. Cuando cumplió 12 años comenzó a arar la tierra con una yunta de mulos para ayudar a su familia a salir adelante

Maximino Muñoz Antequera, el abuelo de Alfornón, ha muerto a los 90 años de edad. Los 91 años los hubiera cumplido el día 29 de febrero. Maximino, el entrañable Maximino, ha sido velado en su casa y enterrado en el cementerio de Alfornón. Todo el pueblo le quería mucho porque era un hombre bueno y sin doblez. Maximino llevaba casado con su adorable Matilde Antequera casi 60 años, y fruto de esa unión nacieron tres hijos varones que le que han dado a este matrimonio tres nietas y tres nietos.

Maximino, aunque pudo ir a la escuela desde temprana edad comenzó a trabajar en el campo para ayudar a sus padres: Maximino y Matilde y a sus cinco hermanos. Su padre y su abuelo Patricio lo enseñaron a arar con una yunta de mulos cuando cumplió doce años. En aquellos tiempos la mayor parte de los vecinos de Alfornón poseían viñedos y bodegas familiares. Maximino trabajó sus viñedos con sumo cuidado para que a su familia le dieran buenas uvas y buen vino. Entre los meses de enero y febrero podaba viñas. Con una podadera eliminaba los sarmientos con menos vigor. También durante el invierno realizaba la siembra de algunos cultivos, entre otras tareas. Era costumbre sembrar ajos el día de Nochebuena y arrancarlos el día de San Juan. En febrero y marzo sembraban garbanzos. Era un gran experto en tareas del campo.

Nuestros artículos destacados...  Milla: «El equipo ha recuperado la confianza que tenía al inicio del curso»

Cuando Maximiliano era un mozalbete el oficio de arriero era muy frecuente y necesario porque en su terruño no existían medios de transporte ni carretera. Muchos vecinos de Alfornón se ganaban la vida dando portes de vino en pellejos con una recua de mulos. Algunos trasponían hasta el Marquesado del Zenete. Maximino también dio portes con el mulo de su abuelo llamado ‘Hortelano’. Dolores, la abuela de Maximino era muy buena y ayudó a los más necesitados en tiempos difíciles. Maximino realizó el servicio militar en Granada capital, en Infantería. Recibió muchos permisos gracias a un militar que era de Alfornón. En Granada lo pasó muy bien, la comida la realizaba en la casa de su tía Pilar. Cuando se licenció volvió a trabajar en el campo arando, incluso por la noche, sembrando, trillando en las eras y cultivando viñedos También Maximino se dedicó a sacrificar marranos y a vender vino casero de su cosecha. En Logroño trabajó dos temporadas.

Maximino, a los 31 años de edad contrajo matrimonio con Matilde. Maximino solía recordar cuando iba con sus mulos a Torvizcón para que Paco Luque los herrara. «Era un buen hombre y un gran herrador de bestias. También recordaba cuando había escasez de cebada en Alfornón y trasponía al Marquesado a por grano con dos mulos. También solía contar que «uando llegaban las fiestas de San Roque se acercaba la banda de música de Cádiar. El maestro venía montado en un mulo y los músicos andando. Los mayordomos de las fiestas repartían a los tocaores para que comieran y durmieran en casas particulares. Yo he conocido también las calles de Alfornón de tierra. El agua potable la instalaron en las casas hace menos de 50 años. De Caratáunas, Pitres, el Barranco de Poqueira, Trevélez, etcétera, venían mucha gente con caballerías a por vino. La noche la pasaban en la posada. Algunos vendedores de marranillos se acercaban todos los años a venderlos. Otros vecinos tenían marranas de cría. En Alfornón han desaparecido muchos viñedos y mucha gente. Este pueblo pertenece al municipio de Sorvilán», manifestaba cuando se sentaba en la plaza para hablar de los viejos tiempos.

Nuestros artículos destacados...  Mundial 2022 Qatar: Messi lleva 30 kilmetros caminados... Y?

Maximino hasta hace año y medio labraba un pedazo de terreno para criar hortalizas y productos naturales. A él le encantaba trabajar la tierra y estar en contacto con la naturaleza. Yo soy el hombre más mayor de Alfornón. Eso sí, una mujer del pueblo me supera en un año de edad. Él solía decir en las tertulias realizadas en bodegas familiares que se conservaba muy bien gracias a su mujer que le cuida mucho y a los vinillos con solera de medio siglo que se tomaba en mi bodega con los amigos. «Nosotros vivimos muy a gusto y nuestros hijos también. El trabajo me ha alargado la vida. Yo trabajé incluso en la construcción de la carretera de Alfornón con un mulo acarreando arena de la rambla. En aquellos entonces si alguno enfermaba había que trasponer con un mulo a Sorvilán para traerse al médico. El cura también venía de Sorvilán. Alfornón ha tenido bares, panaderías, molinos, alambiques, tabernas, posada, escuelas, carpintero, tonelero, etcétera Ahora solo existe una tienda de comestibles que también surte a muchas familias de Sorvilán, porque se ha quedado ese pueblo sin tienda», terminó diciendo el entrañable y admirable abuelo de Alfornón en una entrevista que le hizo IDEAL en septiembre de 2021. Descanse en paz.

Califica esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *