1669957220 Sobre la Ley Trans el autoboicot valenciano y las enmiendas

En el artículo de hoy, compartimos el artículo sobre Sobre la Ley Trans, el autoboicot valenciano y las enmiendas a la sedición. Puede encontrar detalles sobre Sobre la Ley Trans, el autoboicot valenciano y las enmiendas a la sedición en nuestro artículo.

El sector feminista del PSOE confía en que una alianza con el PP introduzca enmiendas a la Ley Trans, pero no es más que un parche para una normativa peligrosa. La Abogacía valenciana critica las trabas que está poniendo la propia Generalitat, a través de Compromís, para el desarrollo de plantas de energías renovables en la región. Y PSOE y Unidas Podemos salvan las enmiendas a la totalidad contra la supresión del delito de sedición en el Congreso, pero el partido sigue.

El valor de las enmiendas a la Ley Trans

Lejos de bajar los brazos, el sector feminista del PSOE mantiene el ánimo de batalla para que se imponga la cordura sobre uno de los aspectos más descabellados de la Ley Trans. Ese que permite que los menores, a partir de los 14 años, puedan determinar oficialmente su género sin ninguna tutela. El sector, liderado por Carmen Calvo, medita todas las opciones para evitarlo y está dispuesta a apoyarse en el PP para conseguirlo.

Salta a la vista la ironía de que las feministas del PSOE tengan que depender del PP para retocar una normativa imprudentemente desarrollada a velocidad de vértigo, con los riesgos aparejados que eso acarrea, y poner un poco de racionalidad a la que es probablemente la medida más radical de las presentadas a lo largo de la legislatura por Unidas Podemos. Porque si algo parece claro es que Irene Montero no va a dar marcha atrás, ni siquiera con la tormentosa experiencia de la ley del ‘sí es sí’.

Pero la abstención de los conservadores no es el núcleo del problema. El problema es la aprobación de una normativa que consagra la autodeterminación de género. El PP debería votar en contra porque es lo que impone el sentido común.

En este sentido, es de celebrar la valentía de la Comunidad de Madrid al eliminar la autodeterminación sin diagnóstico médico, a pesar de la hostilidad de ese activismo trans agitado desde Unidas Podemos.

Ximo Puig.

El filibusterismo ecologista de Compromís

Son injustificables las razones de los populismos para boicotear el crecimiento económico de las regiones que cogobiernan. El último ejemplo es el boicot de Compromís, dentro de la Generalitat valenciana presidida por el socialista Ximo Puig, a 63 proyectos de energías renovables. Lo hacen a través de informes innecesarios solicitados desde las consejerías que controlan, como concluye la Abogacía valenciana.

El principal argumento de Compromís para boicotear a sus aliados es que la comunidad debe apostar por «un nuevo modelo energético, democrático, descentralizado, justo, sostenible y de proximidad». Es decir, criterios ideológicos que poco tienen que ver con el pragmatismo que debe regir en un Gobierno. Especialmente, cuando hay tanto en juego.

Esta situación confirma además la vigencia del viejo refrán español: quien con niños se acuesta, mojado se levanta. También, la hipocresía de los populismos, capaces de hacer filibusterismo con las leyes ecologistas. Unas que, cabe recordar, permitieron a ERC boicotear durante años al Puerto de Valencia, y que sin embargo no les ha impedido aceptar la presidencia del Puerto de Barcelona.

Votación en el Congreso.


Votación en el Congreso.

El PSOE gana el primer set de la sedición

Empleando el argot tenístico, el Gobierno de coalición ha ganado el primer set del partido de la supresión del delito de sedición. Ese en el que se jugaban las enmiendas a la totalidad registradas por PP, Vox, Ciudadanos, Junts y la CUP. Sin embargo, el punto de partido para PSOE y Unidas Podemos llegará dentro de dos semanas, cuando la reforma penal acordada con ERC se someterá a las enmiendas parciales.

La próxima fase será decisiva. Si ya es grave que PSOE y Unidas Podemos eliminen un delito para favorecer a los autores del golpe a la democracia de 2017, tanto a los ya indultados como a los fugados de la justicia, empeora más la situación la voluntad de ERC de incluir una enmienda que retoque el delito de malversación. Es decir, para que los condenados no tengan que devolver el dinero malversado.

Es cierto que los socialistas se reconocen contrarios a esta medida. Pero, a estas alturas de la legislatura, cabe esperar que el Gobierno sobrepase cualquier línea roja que le permita agotar legislatura. No sería la primera vez.

*** El Merodeador es el seudónimo colectivo de la sección de Opinión de EL ESPAÑOL integrada por Cristian Campos, Jorge Raya Pons y Víctor Núñez.

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *