1674687014 Los nueve segundos sin sentido que salvaron a Espaa Ha
1674687014 Los nueve segundos sin sentido que salvaron a Espaa Ha

Los nueve segundos sin sentido que salvaron a Espaa: «Ha sido el partido ms loco de mi vida»

Posted on

En el artículo de hoy, compartimos el artículo sobre Los nueve segundos sin sentido que salvaron a Espaa: «Ha sido el partido ms loco de mi vida». Puede encontrar detalles sobre Los nueve segundos sin sentido que salvaron a Espaa: «Ha sido el partido ms loco de mi vida» en nuestro artículo.

Actualizado

La seleccin gan a Noruega en cuartos de final del Mundial despus de estar eliminada: un error del noruego Bjornsen permiti la prrroga y, a la postre, la victoria espaola

Los jugadores de Noruega lamentan la derrota.STIAN LYSBERG SOLUMAFP
  • Crnica Espaa resucita para la mayor victoria de una generacin

Para el ojo no iniciado en el balonmano, el pasivo es una sancin incomprensible. Para el ojo experto, tambin. Segn el reglamento, los rbitros pueden sealar pasivo cuando no hay «un intento de conseguir una posicin para lanzar a portera». Eso exactamente qu quiere decir? Quin sabe. Al contrario que en el baloncesto, donde se limita la posesin a 24 segundos, en el balonmano se puede pitar pasivo tras una jugada de dos minutos o en apenas un suspiro. Depende del criterio de los colegiados. En la mayora de ocasiones, stos levantan primero un brazo en seal de advertencia y, poco despus, si no se busca el gol, castigan. Pero a veces no hace falta aviso. Noruega lo recordar siempre pues un pasivo repentino le dej sin semifinales del Mundial y permiti a Espaa vencer en la prrroga.

Su lder, Sander Sagosen, no daba crdito. Su aficin en el Ergo Arena de Gdansk clamaba al cielo. El error del extremo Kristian Bjornsen no tuvo justificacin ninguna.

Quedaban nueve segundos del tiempo reglamentario y Noruega lo tena todo a favor: ganaba por un gol (25-24), jugaba en superioridad y estaba en posesin del baln. Imposible fallar. O no. Despus de superar la presin de Espaa, Sagosen cruz la mitad del campo, le entreg la pelota al central Christian O’Sullivan y, ste, con ngel Fernndez delante, hizo un pase a Bjornsen, que estaba solo. Ya nicamente restaban seis segundos. En ese momento el extremo, infalible en todo el encuentro -nueve de nueve en lanzamientos-, poda haber hecho cualquier cosa. Acercarse a portera y marcar para sentenciar. Acercarse a portera y lanzar el baln donde fuera: a las gradas superiores si haca falta. O simplemente acercarse a portera, sin ms. Pero hizo lo nico que no poda hacer: se fren y envi el baln atrs, a su compaero Harald Reinkind. Los rbitros pitaron pasivo. Y Reinkind tuvo que dejar la pelota en el suelo de inmediato.

Con slo cuatro segundos restantes, Alex Dujshebaev la cogi veloz, se la entreg a su hermano Dani que se haba quedado de palomero, en campo contrario, y ste destroz la portera noruega con su lanzamiento. Empate. Prrroga.

«Ha sido un subidn»

«Ha sido el partido ms loco de mi vida, creo que ni la ltima final de Champions, y lo bueno es que se ha decantado a nuestro lado», explicaba el extremo ngel Fernndez, que gan la ltima Champions con el Barcelona en la tanda de penaltis. «Ha sido un subidn y aunque hemos intentado aprovecharlo en el tramo inicial de la primera prrroga, tenamos enfrente un gran rival», reconoca el seleccionador Jordi Ribera no sin razn.

Piotr HawalejAP

Porque despus del fallo, sorprendentemente Noruega no decay, mantuvo su juego. Pese a haber resucitado, Espaa todava necesit dos prrrogas, un gol antolgico de Dani Dujshebaev y una parada para siempre de Gonzalo Prez de Vargas para clasificarse para las semifinales del Mundial. Se enfrentar este viernes otra vez a Dinamarca (18.00 horas, Teledeporte). Ni el aficionado espordico ni el entrenador ms estudioso del mundo saben muy bien cmo funciona el pasivo. Pero Espaa est en semifinales del Mundial gracias a tan ambigua norma.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Califica esto!
Nuestros artículos destacados...  El PSOE naci en 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *